Enamorarte cuando menos lo esperas

¿Cómo nació la "Trans Bike Balcanes"?

Todo comenzó hace unos años durante una de las rutas de ski-alpinismo.

Después de una bellísima jornada en la montaña, nos sentamos en la terraza del hotel con unas jarras de cerveza en la mano y uno de mis clientes me dijo:

-Oye, Plamen, tengo un grupo de amigos apasionados al Moutain Bike, ¿no nos podrías organizar una ruta bonita e interesante en alguna parte? Nos gustaría disfrutar de un giro de Moutain Bike a la vez cultural y enogastronómico.

Giro de Mountain Bike….!?

Tenía experiencia en Moutain bike, todos los miércoles subía en montaña pedaleando con un grupo de chicos de Bormio, subíamos en el monte hasta alguna baita que la mayoría de las veces era propiedad de alguno de ellos, preparábamos riquísima pasta para comer y el resto de los estómagos llenábamos con cerveza fresca. A la luz de las luces de las bicis bajábamos ya de noche a Bormio. Otras veces me iba por mi cuenta en los bosques de Alta Valtelina y pedaleaba allí pero nada más.

Me preguntaba. ¡Un giro en Mountain bike!… ¿y porqué no en Bulgaria?

Bulgaria es mi país de origen y puedo decir que conozco muy bien su historia, cultura, las ciudades con tesoros artísticos, los ricos sabores de los platos típicos y los excelentes vinos que se producen en estas tierras.

Bulgaria está entre los primeros países en el mundo en la lista de UNESCO de Patrimonio de la Humanidad, después de España, Grecia e Italia.

Me gustaría abrir un paréntesis para destacar que esto no es un mérito de los bulgaros si no de los tracios cuyo territorio se extendía en el pasado sobre las tierras que hoy ocupa el país de Bulgaria.

Ok, ya tenía una meta que alcanzar!!!

He revisado mi vieja bicicleta de montaña y subí al avión acompañado de mi mochila que contenías: una cámara de repuesto, un bote de espuma para inflar los neumáticos de forma rápida y mi GPS “Cumbre” de Garmin, Así equipado aterricé a Sofia.

Durante el invierno, yo había estudiado un posible camino en los mapas.

La ruta atraviesa las montañas más altas en Bulgaria, siguiendo los caminos de tierra a través de los monasterios más importantes de la cristianidad ortodoxa y llega a Melnik (famosa ciudad en los siglos pasados por su próspero comercio local en los vinos).

¡Allá vamos! Ahora no había nada que planear como ruta, lo tenía ya hecho

Empiezo con uno de los barrios residenciales que rodean a Sofía y me dirijo por el camino que me hace disfrutar en el verde intenso de los bosques del monte Vitosha.

Casi de inmediato, la lucha con el problema más insidioso, que a partir de ahora en adelante voy a perseguir por las calles de Bulgaria. El país ha cambiado mucho durante la transición del comunismo al libre mercado. Los caminos que antes llevaban a una granja o un estado de cooperación, a causa de incumplimiento de las estructuras ya no existen y las mismas estructuras se han abandonado.

El mapa que tengo de esta zona se remonta 25 años atrás.

Por enésima vez me tomo una de las calles, que creo que es así grabado en el suelo, pero después de un tiempo y unos cuantos kilómetros, me di cuenta de que la ruta lleva a otra dirección o se pierde en el bosque.

Vuelvo a intentarlo de nuevo y, finalmente, con la ayuda del Cielo, tomo el camino correcto y me dirijo al pueblo de Dren (punto de la noche).

Yo soy el invitado en una granja de gestión familiar, que cuenta con dos comodos apartamentos.

La naturalidad de la voz con la gente que vive en el campo y el ambiente familiar, descargar mi tensión. Desaparece también el sentimiento de fracaso, que comenzó a impregnar después de varios paseos. Por fin me voy a la cama a descansar en la plena tranquilidad que ofrece la noche en Dren.

El desayuno me inspira y triplica mis fuerzas: leche fresca, mantequilla y queso caseros acompañados por un pastel recién horneado.

Saludo a la familia y piso de nuevo los pedales.

El camino me lleva a través de campos de cultivo y pequeños pueblos aislados, que parecen haber sido golpeados por la plaga, y con mucho esfuerzo se están recuperando.

Delante de mi se acerca cada vez más la majestuosa cadena del Monte Rila (la montaña más alta de la península de los Balcanes), que tengo que enfrentar en los próximos días, y subir hasta 2166m por encima del nivel del mar.

Inicio el ascenso hacia la parte alta del campo, donde en las “faldas” de Rila se encuentran algunos pueblos agrícolas.

Por la tarde me detuve en una hermosa villa con piscina y alquilé una habitación.

Mantengo muy buena forma física pero el ciclismo es otra cosa.

Siento un poco de dolor en la espalda y las piernas.

Hago algo de natación en las piscinas que me ayuda a relajar los músculos e ir a cenar a gusto.

Siguiendo el camino en el bosque de pinos, robles, avellanos, llego a la ciudad de Rila (el pueblo natal de San Iván de Rila, el fundador de la Monasterio más famoso y más grande de Bulgaria). Después de otros 20 km. en la carretera llego al pintoresco patio del monasterio.

En el centro se alza la iglesia de estilo bizantino, con paredes pintadas con hermosos frescos que representan escenas de la Biblia.

Aquí en el siglo XVIII se encontraban las dos escuelas de pintura más famosas de Bulgaria. La escuela de Bansko y la escuela Samokov.

Aunque las pinturas de la iglesia han trabajado más de cinco pintores, todos los frescos parecen estar hechas por la misma mano.

Puedo encontrar alojamiento en uno de los pequeños hoteles cerca del monasterio.

Del menu del restaurante no hay que perderse la trucha a la parrilla: la especialidad de esta área.

Me dirijo a la valle Reka (subida suave de aprox. 10 km). Un puente sobre el río, girar a la derecha y comenzar a subir hacia el Ref Macedonia, situado en el camino (2166m).

La subida por el bosque es hermosa. Es una pena que este camino ha sido abandonado.

De vez en cuando me veo obligado a descender para superar algunos árboles caídos el camino o alguna gran masa de roca.

Durante aprox. 2 km tuve que empujar la bicicleta en una sección de ruinas por los ríos que desembocan en el camino, porque los conductos no se han limpiado desde hace años.

Llego y me detengo en el refugio a la hora del almuerzo.

Descenso de más de 15 km., Luego de una breve subida y bajada hasta el pueblo de Bania.

El horizonte se cierra delante de mí, de la cadena del Monte Pirin.

Según la leyenda, la montaña de Pirin fue la morada del dios Perun (dios principal de los antiguos tracios).

La leyenda dice que el dios vivía en un castillo de mármol en la parte superior de la montaña.

De hecho, la cadena de Pirin está compuesta de mármol blanco, que refleja la luz de la aurora y el sol hace parecer haber nieve incluso en verano.

Toca un suave ascenso de 6km aproximadamente y llego a la ciudad de Bansko (la fortaleza de la cultura búlgara en los tiempos del Renacimiento y de la estación de esquí más famosas de los Balcanes).

Para restaurar la fuerza me ayuda el sabor delicioso de unos platos típicos en el restaurante “Bariakova Mehana” que ganó el premio de oro por la mejor cocina de Bulgaria.

De Bansko el camino me lleva por el bosque del monte Pirin.

Paso la noche en la montaña, en una institución privada que alquila habitaciones y otra vez hacia la ciudad de Melnik.

Para la hora del almuerzo- un restaurante que ya conozco en la montaña, ya había pasado por allí muchas veces con grupos de trekking.

El propietario reconoce sólo cuando me quito el casco y pone la parrilla al instante, lo cual en este momento es muy importante para mí.

Subida corta y un largo descenso hasta el pueblo de Rojen.

Entre el verde de los árboles comienzo a ver el techo del monasterio de Rojen (uno de los más antiguas de Bulgaria).

El pequeño patio que alberga la iglesia transmite una sensación de orden, de paz y de sencillez en el pleno respeto a la cristiandad.

Después la gira continúa por otros 6-7km hasta la ciudad de Melnik (famosa ciudad en los siglos pasados por su cultivo de uvas y producción de vinos).

Voy a pasar la noche en un pequeño hotel típico que conozco bien de haber pasado durante viajes anteriores.

Me despierto con el amanecer. Por la ventana entran los primeros rayos de sol y un poco de nostalgia aparece en mis sentimientos porque mis pasos terminan aquí.

Los últimos días estuve en la sincronización completa con mi bici. El viaje se había convertido en algo cotidiano para mí. Me sentía fuerte y mis piernas parecía que podrían estar pedaleando hasta el infinito.

Salgo a la terraza en el patio interior cerrado del hotelcito y comenzo a descender las escaleras hasta el restaurante para el desayuno.

Me detengo. Mi nariz detiene un olor que yo conozco….. Un perfume de luz, que viene de lejos, pero no cabe duda….hago dos pasos más y… ¡el olor del mar!

Sí, el Mar Egeo está a sólo unos 70/80 km en línea recta desde aquí. Esto me hace pensar:

-Y si mi viaje termina donde el mar en vez de aquí …!? ¿No sería genial?

No hace falta mucho para convencerme.

Llamo corriendo a mi amigo que tendría que venir a buscarme para volver con él a Sofia y le digo: - “Hola! Eeeee me podrías venir a buscar en unos días a la orilla del mar Egeo? Si, si en Grecia!”

La respuesta es “Sí”.

Pedaleo en las carreteras secundarias que conectan varios pueblos de la llanura, y pronto se encuentran en la frontera.

Sé que inmediatamente después de la frontera son las montañas de Ródope en el sur, pero no tengo mapa de la zona.

Me consuelo:-Si hay montañas, habrá caminos de tierra. Sólo los tienes que encontrar.

Paso la frontera y hago parada en una tienda en el primer pueblo.

No puedo encontrar nada mejor que un mapa de carreteras de la provincia de Macedonia griega con la escala 1:250 000. Bueno, mejor que nada.

Después de pedalear aprox. 10 km sobre el asfalto, me paro en un buen hotel para Aghistrò.

Gracias a los consejos del dueño del hotel, me dirijo a las hermosas montañas griegas por caminos de tierra. El paisaje es precioso. Me siento libre y feliz.

Yo sonrío. Esto me recuerda la película “Forrest Gump” y me parece que al igual que el protagonista:

"Un día empecé a correr, por lo que un mes después de que llegó a la costa del Pacífico.

Yo le dije:-Como ya están aquí, ¿por qué no en la costa atlántica y siguió corriendo.

Cuando sentía sed, bebía. Cuando tenía hambre, comía. Cuando estaba cansado, dormía. "

Sonrío de nuevo y voy a tirar en un descenso bello Achlodohori.

El mapa que tengo es lo que es. Los caminos de tierra no están allí.

Gracias a las especificaciones de un pastor llego a la noche a Vrontù.

En mi mapa, el pueblo es lo suficientemente marcado como un pueblo grande, pero no encuentro ningún hotel.

Alrededor de la aldea, hago un giro, recorro de arriba a bajo todo el pueblo, pero nada.

Decido ir a un bar y pregunta si habrá alguien que pueda alquilarme una habitación donde pasar la noche.

La dueña del bar, una mujer robusta en cuya cara se abre cada vez más una sonrisa, me mira con ojos traviesos y dice:

"Kanis meta esorouha edo?" ("¿Qué estás haciendo aquí, en ropa interior?").

Son pantalones cortos de ciclista.

Yo sonrío también y pregunto si alguien en el pueblo me puede alquilar una habitación para esta noche.

La mujer me explica que hay un hotel fuera del pueblo, a unos 2 ó 3 km.

Me puse de nuevo a los pedales y la llegué rápido en el hotel.

El propietario, una persona apasionada al ciclismo de montaña, escalada, rafting, artes marciales, ha transformado este lugar en un paraíso para los deportes y la relajación en la naturaleza.

A través de pueblos, campos, prados, un poco ‘en caminos de tierra, un poco’ en el pavimento y por la tarde, llegada a principios de Lefkotea. Me paro en una taberna de bajo de la sombra de una nuez grande.

Cerca de mí están sentados cuatro hombres vestidos de trabajadores que terminan su almuerzo.

Una persona sale de la taberna y pidiendo disculpas me cuenta que es un poco “tarde, que la cocina ya está cerrada, pero si me parece bien, puede prepararme una ensalada griega.

"Está bien!" – Respondo, pensando: Es mejor que nada.

Entro a lavarme las manos y me sorprendo nada más pasar la puerta:

La taberna es más como una tienda de instrumentos musicales. En todas las paredes están colgados bozuki y baglama.

Veo a dos hombres salir y recoger objetos del suelo, que yo había puesto sobre la mesa.

Una ligera brisa se había llevado a mi mapa, unos vasos y otras cosas.

Les doy las gracias y pido disculpas por las molestias.

Me preguntan dónde están y me invitan a sentarse con ellos.

De repente se oye la música de la taberna. El bozuki acompañado por el sonido de la baglama.

Se parece al dulce sonido rítmico de las olas que llega del mar en un hermoso día soleado.

Uno de los hombres se levanta, abre sus brazos y empieza a bailar. Se ve como un halcón en vuelo.

Él hace la ronda alrededor de la mesa, se inclina el cuerpo y la cabeza hacia adelante, se arrodilla en una pierna y con un gesto de respeto con su mano derecha, invita a sus amigos a bailar.

El otro se levanta, toca su camino hacia el vuelo del halcón y deja espacio acogedor.

Una mano me invita a bailar con el mismo gesto pero yo me hecho para atrás. Nos despedimos y emprendo de nuevo mi ruta.

Cruzo la valle Drama entre los ricos en los cultivos y su aroma y Strimonas con sus caminos rurales, por la tarde alcanzo las costas del mar Egeo.

La emoción de haber llegado al mar es muy grande. Me siento como que estoy más ligero y más rápido. Paso otros aprox. 10 km. que me separan del hotel a Asprovalta.

Después de pasar un tiempo disfrutando del agua marina y la playa me acerco a una de las típicas tabernas de la orilla para probar los platos de pescado típicos para la zona.

Antes de partir a Ouranoupolis, hay que esperar a que el horario de apertura de una ferretería.

Necesito un tubo de flash # 14.

Ayer mi bicicleta, después de 20 años de servicio impecable, ha empezado a darme problemas.

Se desenrosca el tornillo del extremo izquierdo del soporte y estoy arriesgándome a perderlo.

Compro la llave, pongo todo en orden y paso cerca de quince kilómetros a lo largo del mar y las playas de Stavros Asprovalta.

Después de Sravròs flujos en la carretera principal a Ouranopolis (el último pueblo antes de la frontera con los monasterios del Monte Athos).

El Estado no está muy ocupado y viaja bien, al igual que mi bici está mostrando signos de fatiga.

De hecho, esta gira es un poco difícil para una “vieja” como ella.

Cada 5 ó 6 kilómetros tengo que parar y apretar el tornillo del cerrojo hacia atrás.

Al final la pobre se convierte en una bicicleta agonizante gimiendo debajo de mí a punto de alcanzar Ouranoupolis.

En una calle lateral, una construcción muy simple, pero limpia, atrae mi atención.

Me acerco a una mesa y leo en la puerta de entrada “ZIMER”.

Sentado en el jardín oigo a tres personas hablando en alemán entre sí.

No tengo ninguna duda, encontré a mi hotel.

En todo el mundo la marca de los turistas alemanes no falla, el dinero gastado corresponde al valor de lo comprado con el.

Los alemanes les puedes encontrar siempre en un buen sitio donde la balanza entre la calidad y el precio está ajustada al máximo.

A la Recepción del hotel me encuentro la dueña, apasionada a las carreras, le cuento de dónde vengo y cual es mi plan para terminar la ruta y con esto me gano un descuento de 50% sobre el precio de la habitación.

Al día siguiente cojo la embarcación que me llevará al monte Athos, simbólicamente muy apreciado por los ortodoxos por ser el lugar donde fueron unificados todas las iglesias de la cristiandad ortodoxa. Es como el Vaticano en Italia, un Estado dentro de Estado. Para entrar dentro es necesario el visado que tardará unos 3 ó 4 meses. Me limito de hacer la ruta en catamarán para observar los monasterios de fuera.

A la llegada al hotel, veo aparcado fuera el todoterreno de mi amigo. Recojo rápidamente el poco equipaje que tengo y pido a mi amigo que baje las sillas de atrás para colocar allí mi “vieja amiga”, la bici…no me puedo despedir de ella.

P. S. Gracias a éste viaje, he descubierto un nuevo modo de explorar y conocer al mundo. De este modo me enamoré en la bici. A la vuelta a Italia me hice con una bici nueva, bellísima!!! La vieja dejé a casa de mi padre en Bulgaria y uso para ir a comprar el pan De vez en cuando me acuerdo de ella con nostalgia por la bonita aventura que vivimos juntos.